Whatsapp

CONOCE NUESTROS PRODUCTORES

Cada lote de café proviene de la finca de un pequeño/a productor/a que ha recibido un pago más justo de lo que acostumbra el mercado, siendo esta nuestra manera de honrar su trabajo. Al contar la historia de quien lo produce en el paquete, te conectamos con las manos que amorosamente cuidan cada detalle en el cafetal para que recibas un café que te despierta, al mismo tiempo en que te hace soñar. Estos productores y productoras, además, tienen la seguridad de que su café es tostado con todos los estándares de calidad para lograr un producto único. Hay una historia detrás de cada taza de café. Queremos contártela.

HISTORIA CAFÉ DE LA SIERRA

En la Sierra de Neiba se siembra café. Muy buen café. Unos 600 y tantos pequeños productores se asociaron para aprovechar con más fuerza e inteligencia las oportunidades que les ofrece el mercado nacional e internacional. Estar asociados les permitió también beneficiarse de la democratización del crédito y del crédito solidario del gobierno de Danilo Medina. Consiguieron 13 millones de pesos a una tasa de 5% anual. Con ese dinero mejoraron la factoría. En el país le venden a INDUBAN. Exportan a Italia. Aunque se les mencione poco, en la Sierra de Neiba pequeñitos productores están fajados produciendo café de calidad.

En República Dominicana no todo es playa de arena blanca, mar Caribe y resorts de lujo; también se cultiva café. Concretamente en la frontera natural con Haití: cuatro sistemas montañosos –la Cordillera Central, la Cordillera Septentrional, la Sierra de Neyba y la Sierra Bahoruco– alejados de la bulliciosa capital del país, Santo Domingo, en los que ni hay resorts ni mucho menos hay lujo.

Allí, desde que llegaron los primeros cafetales procedentes de Martinica –dicen los dominicanos que fue en el año 1735–, el café ha sido el sustento de muchas familias

On Top
Menu
Close
Cart
Close
Back
Account
Close